Café con cafetera de filtrado por goteo

Este popular sistema tiene diversas variantes. Desde máquinas automáticas, hasta manuales, con filtros de papel, plástico, tela o permanentes de metal. En todos el sistema es el mismo: Arriba un filtro con café y debajo un recipiente que recibe el café preparado. Se echa agua caliente sobre el café y lentamente se va filtrando hacia el recipiente que está debajo. El resultado es una taza de café de sabor muy limpio y muy sabroso. Cuando el café se prepara con filtro de papel descartable o tela, el café queda libre de sedimentos y por ende parece mucho más liviano de cuerpo. El filtro permanente de metal, le da un poco mas de cuerpo debido a que pasa un poco más de sedimento.

Cuando utilice filtros de tela recuerde que la primera vez que haga café no debe beberlo, tírelo y haga uno nuevo, de esta forma se “cura” el filtro y pierde el sabor a género (repita esta acción hasta quitar completamente el sabor a tela). Otra forma de “curar” el filtro es colocarlo en un recipiente que se pueda poner al fuego y en el cual entre el filtro cubierto con agua, colóquele café molido y hiérvalo durante unos minutos, luego enjuáguelo y ya estará listo para usar. Después de cada vez que lo utilice debe enjuagarlo bien y secarlo en un lugar aireado para que no tome sabores y olores desagradables.

El vidrio templado de las jarras de la mayoría de estas cafeteras (de método de filtrado por goteo), permite ser mantenido en calentadores. Muchas cafeteras eléctricas vienen con un calentador para mantener el café caliente. Si va a comprar una de estas cafeteras recuerde buscar una que caliente el agua a la temperatura adecuada. Asegúrese también que el calentador para mantener caliente el café tenga un dispositivo de control de temperatura para que no lo caliente durante mas de 20 minutos, asegurando así la frescura del café.

Siga las siguientes instrucciones:

  • En cafeteras automáticas: Llene el recipiente con agua fría y fresca.
  • En cafeteras manuales: Llene una pava de agua y hiérvala.
  • Automática o manual: coloque el filtro de papel o permanente (de plástico o metal) en el porta filtro. Agregue la cantidad necesaria de café con el molido adecuado.
  • Automática: Prenda la cafetera. Manual: Eche el agua casi hirviendo lentamente en el centro sobre el café, deje que se hinche y luego siga agregando agua.
  • Automática o manual: Cuando todo el agua haya pasado a través del filtro mueva circularmente la jarra para que el café que destiló primero y que es más fuerte se mezcle con el que destilo al final, logrando un sabor homogéneo en todo el café.
  • Sírvalo inmediatamente.

Deja un comentario